Cuando los neumáticos pueden suponer un ahorro

El manejo de un coche, o cualquier vehículo, tiene una parte esencial en los neumáticos. Es la unión entre el vehículo y el firme, de forma que es comprensible que influyan de forma ostensible en la manejabilidad de un coche. Por extensión, se trata de uno de los consumibles de menor vida útil del vehículo, y siempre es importante llevarlos en las mejores condiciones posibles.

El agarre de un coche depende del rozamiento, de la fricción entre el firme y los neumáticos, y de ello depende la capacidad de frenada, aceleración, paso por curva… Evidentemente, todas estas variables se pueden ver alteradas en función de las condiciones externas, como la meteorología, el tipo de vía, el material de la misma y muchos otros influyen directamente en el rozamiento del neumático y, por tanto, en el agarre. Cuanto peores sean estas circunstancias, más complicada será la conducción, y más importante aumentar la atención y seguridad de la misma. Los neumáticos de baja fricción se sirven de este principio para poder reducir el rozamiento y, por extensión, el consumo del vehículo, tanto en combustible como en neumáticos. Estos neumáticos introducen unos compuestos especiales en la zona del neumático que está en contacto con el asfalto (banda de rodadura) que reduce el rozamiento.

Estos neumáticos, además, tienen unos niveles de respuesta altísimos, de forma que la seguridad en carretera nunca se ve rebajada, incluso se podría decir lo contrario, teniendo en cuenta la importancia de tener unos niveles de rozamiento no muy elevados en el neumático.

Evidentemente, se trata de neumáticos pensados para utilitarios básicos, ya que en automóviles muy potentes se puede poner en peligro la seguridad reduciendo el rozamiento. El control de este tipo de vehículos exige unos niveles de adherencia muy altos, y no parece lo ideal utilizar este tipo de neumáticos que reducen ostensiblemente el rozamiento.

Sin embargo, no podemos detenernos sólo en el factor de rozamiento para analizar el consumo de un vehículo. Existen otros muchos parámetros que hay que controlar si queremos que el consumo se vea reducido de una forma que nos resulte apreciable. La circulación en la marcha indicada (de forma que el vehículo no alcance demasiadas revoluciones), la presión oportuna de los neumáticos (ya que, de no ser así, la vida del neumático se acorta, y la conducción se ve afectada) y otros factores tales como el uso de climatizadores, son importantes también a la hora de reducir el consumo y aumentar la eficiencia de nuestros vehículos. El compuesto de los neumáticos es otro factor que influye tanto en el desgaste de estos como en el ahorro de combustible y, evidentemente, en el de gomas. Por su parte, los neumáticos de baja fricción pueden ser una ayuda extra para aliviar los bolsillos de los conductores, si bien siempre pensando en el medio y largo plazo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una rueda para dominar todos los terrenos

Si pensamos en posibles avances en el mundo del motor, una parte esencial en la que deberíamos pensar son los neumáticos. Y pensando en ellos, la posibilidad de tener un neumático adaptable a cualquier superficie o terreno podría tratarse de una utopía o, al menos, una idea demasiado futurista. Los neumáticos cumplen con una normativa, y se hace complicado pensar en la posibilidad de crear gomas de estas características que se ajusten a la normativa de seguridad en neumáticos.

Pues bien, Ackeem Ngwenya, un estudiante universitario británico no sólo lo ha imaginado, sino que incluso ha realizado un prototipo experimental. Un neumático adaptable a cada terreno por el que circula, y lo ha bautizado Roadless. El principio básico es la utilización de materiales cuya estructura se estrecha o ensancha en función de la superficie de contacto

La estructura interna del neumático la componen dos redes metálicas de varillas unidas mediante un eje. Estas redes de varillas pueden adaptarse en anchura a las circunstancias que exijan la carretera, el terreno. Mediante un sencillo sistema similar al del clásico gato de coche, el neumático ajusta las varillas haciéndolas más anchas o más estrechas, pudiendo amoldarse a las circunstancias que marque el firme.

Se trata de un sencillo sistema de apertura y cierre, de forma que, cuando las redes de varillas están muy separadas, la estructura del neumático se ensancha y, por tanto, el diámetro decrece. Por el contrario, cuando los discos están muy juntos, la rueda se estrecha, de forma que el diámetro de la misma aumenta de forma considerable.

Este tipo de neumático no se podría comprender sin los materiales que lo conforman. Tanto las redes de varillas como la banda de rodadura están conformadas por materiales enormemente elásticos, con una estructura interna similar a la del caucho de un neumático, por lo que su adaptabilidad es una de las cualidades más destacables de los mismos, siendo imprescindibles como sustento de esta tecnología.

Se trata tan sólo de un nuevo sistema que busca, como muchos otros, aumentar la adaptabilidad de un vehículo a cualquier circunstancia. Sin embargo, en muchas ocasiones, la búsqueda de elementos revolucionarios (como el neumático Roadless) que minimicen la incidencia de elementos externos en la conducción de un vehículo, puede derivar en una disminución de la seguridad en carretera. Quizá este moderno elemento cumpla con todas las exigencias en materia de seguridad, si bien es cierto que, al tratarse de un producto tan novedoso, deberá seguir un exhaustivo proceso de desarrollo, de forma que se asegure la total seguridad de los ocupantes de un vehículo.

Las nuevas soluciones para mejorar las prestaciones de los vehículos son siempre bienvenidas, pero sin renunciar en ningún momento a lo realmente importante, que es la seguridad.

Publicado en Novedades | Deja un comentario

Reciclaje de diseño

De sobra es conocido que muchos productos pasan a ser otros totalmente diferentes cuando su vida útil llega a su fin. Normalmente, se reciclan o reutilizan en componentes similares o, al menos, en aquellos que comparten materiales o procedencia con ellos. Pero también existen iniciativas creativas, diferentes, curiosas en muchos casos, para reutilizar muchos productos que, por diversos motivos, tienen que ser sustituidos o retirados de sus usos originales.

En Madrid se han dado cita en una exposición 50 proyectos de estudiantes que, con el hilo conductor de la sostenibilidad, conjugan creatividad, estética y diseño. El TalentosDesign’13 (organizado por la Fundación Santander) reúne a estudiantes de todo el mundo con una premisa (que además es su lema), ‘Diseño sostenible’. Y este año la ganadora, Nazarena Pereyra, ha ganado con un diseño realizado con neumáticos desechados, el Econeumático. Se trata de un bolso creado con una cámara de aire del neumático de un camión, una creación que le ha servido para alzarse con el premio de 5000 euros y un lugar privilegiado en la muestra. El neumático es difícil de reconocer, se consigue un diseño realmente atractivo, con la curiosidad de que el cierre del bolso está realizado con la válvula del propio neumático.

Y es que esta creación no es el único uso novedoso y realmente creativo que se le da a los neumáticos desechados. Desde objetos de mobiliario casero a esculturas con precios de decenas de miles de euros, cada vez son más los usos que se le dan.

Más allá de los usos de reciclaje que se le dan ya a los neumáticos (césped artificial, pavimento para carreteras, suelos acolchados…), es curioso observar hasta donde llega la creatividad de las personas. Lo importante es seguir avanzando en los usos, que las inversiones en I+D crezcan y se puedan encontrar usos alternativos a los productos que tienen una vida útil tan marcada como los neumáticos.

No hay que olvidar que los materiales que se utilizan en la fabricación de un neumático son de una altísima calidad, y su reciclaje puede suponer, más allá de aligerar la presión sobre el medio ambiente, un alivio económico importante. Se utilizan en diversas industrias y, según normativa europea, un mínimo del 85% del peso de un vehículo debe ser reciclado o reutilizado, por lo que buscar el mayor número posible de alternativas de uso para los componentes es no sólo un ejercicio de responsabilidad, se trata ya de una obligación.

Tomemos nota…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario