Prohibido tirar nada

Un vehículo está compuesto por cientos de piezas, de los más diversos materiales. Cuando un coche deja de utilizarse, se convierte en un enorme montón de desechos, que hay que tratar de reutilizar o bien retirar de la mejor forma posible. En la actualidad, un elevado porcentaje de los componentes del vehículo (en la mayoría de casos por encima del 80%) se recuperan para su reutilización, reciclaje, o como fuente de energía.

Se podría decir que del coche se aprovecha todo, incluso cuando ya no sirven para circular. La antigua figura de los desguaces, ‘cementerios de coches’, está cambiando. Casi todos los componentes de los vehículos que se retiran de circulación se reciclan o reutilizan de algún modo. De esta forma, la chapa se utiliza, entre otras cosas, en construcción. Las lunas, en la fabricación de lijas varias; las baterías como acumuladores, y los neumáticos en la realización de materiales sintéticos como césped artificial, suelos acolchados… Son múltiples, y de lo más variopinto, los usos que se le dan a los componentes del coche retirado.

No en vano, según legislación europea vigente, al menos el 85% del peso del coche se debe recuperar para su reutilización o reciclaje (un 80% como mínimo destinado a ello). También se puede utilizar como combustible para generar energía, si bien este uso está supeditado a que los anteriores superen el 80% del total del vehículo. En este sentido, España es uno de los países europeos que mejor cumple con esta norma.

De hecho, España además es uno de los países en los que no tiene ningún coste finalizar la vida de un coche. En otros países, para un ciudadano tiene un coste el tratamiento posterior al desechado de un coche. La tan nuestra estampa de los coches muriendo en los desguaces, cada vez es menos frecuente. Los componentes de los vehículos se reutilizan en múltiples aplicaciones y materiales, por lo que el ahorro en materia prima, así como la reducción del impacto ambiental, son cada vez más relevantes.

El proceso comienza con la entrega del coche en los centros autorizados de tratamiento (CAT) cuando el coche ya no es apto para la circulación. Estos centros proceden a la baja del coche, y comienza el ‘desmantelado’: en primer lugar se retiran los líquidos y residuos peligrosos, para después separar los componentes que pueden ser reutilizados (realizados en materiales reciclables), desde neumáticos a chapa. Muchas piezas, en buen estado y con posibilidad de mayor uso, se reutilizan para otros vehículos, evitando tener que fabricarlas y, por tanto, disminuyendo la necesidad de materia prima y el impacto ambiental.

En lo que respecta a los neumáticos, desde 2006 están prohibidos los vertederos de estos. Algunos se reutilizan por ejemplo, recauchutados, otros se reciclan y, el menor porcentaje, se utiliza como combustible en la generación de energía. De cualquiera de las maneras, el medio ambiente se ve aliviado por estas medidas.

Y los usos que se le dan a los neumáticos cada vez son de los más variopinto. De hecho, existen incluso chanclas hechas con neumáticos, con el material de estos. Sin duda, las posibilidades parecen ser enormes. Existen múltiples artículos en relación a los neumáticos retirados, que nos pueden ayudar a entender mejor las posibilidades que tienen los neumáticos como desechos. Y el medio ambiente, encantado de que se le brinden estos pequeños respiros…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s