¿Y después, qué? Creando neuma-arte

Seguro que muchas veces te has preguntado dónde van a parar tus neumáticos viejos una vez los has cambiado. Como todos los residuos, siguen un complejo proceso de reciclado y/o eliminación. En muchos casos, se vuelven a reutilizar para nuevos compuestos, firmes, en la industria siderúrgica… Pero hay otros usos, más creativos y menos convencionales, con los que dar una nueva vida a los neumáticos.

Los neumáticos son un producto hecho para durar. De hecho, su vida útil (con un uso sin demasiados sobresaltos) está estimada en unos cinco años. Sin embargo, como todo, los neumáticos tienen un principio y un final y, en algún momento, hay que cambiarlos.

Cuando nos decidimos a cambiarlos, el neumático normalmente se desmantela, y los materiales que lo conforman se utilizan, como ha quedado dicho, para otros usos. Para el coreano Yong Ho Ji, el mejor uso que se puede dar a los neumáticos desechados es el artístico. Sí, arte. Crea impresionantes esculturas, a medio camino entre seres vivos y seres de ciencia ficción, con neumáticos que ya no sirven para circular.

Realizada complejos esqueletos de resina, sobre los que pega y atornilla las tiras de neumático, consiguiendo espectaculares reproducciones de músculos y expresiones, de forma que otorga vida propia a sus creaciones. Se trata de un proceso creativo complejo, cada escultura puede llevarle al artista unos tres mese de trabajo, pero el resultado sin duda es espectacular.

En primer lugar realiza un armazón, un esqueleto propiamente dicho, con hierro, madera y arcilla, que posteriormente serán cubiertos de tiras de neumático. Después hace moldes de animales, esculpe sus formas y por último las fabrica en resina.

El artista crea todo tipo de seres, que en muchos casos parecen escapados de películas de ciencia ficción, monstruos mutantes de épocas pasadas o venideras. Carnívoros, herbívoros, mutantes, híbridos… son sólo algunas de las categorías en las que clasifica sus creaciones.

La utilización de este material se explica por su utilidad: el artista encontró en el neumático el material perfecto para recrear músculos y piel, mucho más maleable que otros que utilizaba previamente.

Y parece que el experimento le ha salido bien, ya que la última obra vendida de la que se tiene constancia, es la escultura de un tiburón, vendida en la nada despreciable cifra de 145 mil dólares.

Sin duda, el resultado es espectacular, y podemos apreciar otro uso más para los neumáticos desechados… ¿Cuál será el siguiente aprovechamiento en sorprendernos?

Aquí os dejamos algunas espectaculares imágenes de las creaciones de Yong Ho Ji.

Anuncios
Publicado en Miscelánea | Deja un comentario

El ahorro empieza por las ruedas

El juego de neumáticos de un automóvil es una parte esencial, tanto en seguridad como en conducción y ahorro, teniendo en cuenta que se trata del único apoyo de un vehículo, el único nexo de unión entre el vehículo y la carretera. El rozamiento y agarre que se da entre las gomas y el firme, permite que el coche pueda girar, frenar, acelerar… en definitiva, ser manejado. Las condiciones meteorológicas, así como otras circunstancias, producen cambios en las condiciones del firme, de forma que tanto el agarre, como la capacidad de frenado y direccionales del vehículo pueden variar de forma sustancia. En condiciones de lluvia, el rozamiento disminuye y, por tanto, el agarre y la capacidad direccional. A medida que las condiciones empeoran, con condiciones de nieve y hielo, esta capacidad se hace aún menor. Utilizando este principio físico, los neumáticos de baja fricción tienen la capacidad de poder reducir el consumo de un vehículo.

Si hablamos de cifras, el responsable técnico de Michelin en la presentación de esta tecnología, cifra el consumo en torno a medio litro cada 100 kilómetros. La utilización de compuestos especiales en la banda de rodadura (zona de contacto del neumático con el firme) reduce el rozamiento, de modo que la exigencia energética para el vehículo es menor y, por extensión, el consumo del motor disminuye.

Es importante recordar que el neumático siempre debe tener un rozamiento mínimo, teniendo en cuenta que esto se traduce en una mejor respuesta y un aumento de la seguridad en circulación.

Las cifras pueden parecer pequeñas pero si realizamos unos sencillos cálculos, podemos apreciar que en un kilometraje de 20.000 kilómetros anual (que es, de forma aproximada, el de un utilitario), el ahorro sería de unos 100 litros. Para que nos entendamos, al final del año sería, (para un coche diesel), en torno a 140€. En términos de neumáticos, con el ahorro en combustible se podrían financiar los cambios de cubiertas prácticamente en su totalidad.

Sin embargo, estos neumáticos de baja fricción no se utilizarían para cualquier vehículo. No porque no se pueda, si no porque carece de lógica montar en coches de gran cilindrada y potencia neumáticos que reducen el rozamiento y, por ende, otorgan menor adherencia (con la consiguiente reducción de la seguridad en carretera).

Hay que tener en cuenta que hay otros factores que afectan directamente tanto al consumo como a la adherencia. Entre estos factores destaca la presión de hinchado, toda vez que un neumático con la presión inadecuada se deforma, se desgasta de forma irregular y con una menor vida útil.

De esta forma, hay que tener claro que hay que atender a múltiples factores para aumentar la eficiencia del vehículo y reducir el consumo, pero los neumáticos de baja fricción pueden ser un buen elemento para comenzar a ahorrar. Por otro lado, hay que contemplar el uso de neumáticos nuevos de larga duración y mayor eficiencia como una realidad, en coyunturas como la actual, en la que la crisis ha hecho aflorar de forma generalizada usos tan poco recomendables como el de neumáticos de medio uso.

Publicado en Neumáticos | Deja un comentario

Ruedas menos ruidosas

La emisión de ruidos de un neumático es un problema que afecta a la conducción y que, para muchos conductores, puede afectar de forma importante a su manejo del vehículo. La concentración se puede ver alterada por culpa de esos ruidos tan molestos. Evidentemente, tener unos neumáticos en un estado óptimo ayuda de forma capital a reducir esos molestos ruidos y, de forma directa también, a reducir el consumo.

Para poder reducir tanto consumo como ruido, los fabricantes de neumáticos se fijan principalmente en goma y el dibujo del neumático. Puede resultar sencillo, pero existen cientos de estudios encaminados a optimizar al máximo las prestaciones del neumático, de forma que, por un lado, supongan un elemento de seguridad inmejorable y, por otro, sirvan como ahorro al bolsillo de los conductores.

La utilización de nuevos compuestos es ya toda una realidad, pensados especialmente para multiplicar las prestaciones de un vehículo y hacer de la conducción un placer seguro, si bien es cierto que el mayor problema que se encuentran los conductores es con el precio. Y es que cambiar las ruedas de un coche, con todos los parámetros de seguridad cumplidos, no es barato, y en tiempos de estrecheces como los actuales es complicado no sucumbir a la idea de ahorrarse una cantidad más o menos importante de dinero.

La optimización en la fabricación también es algo en lo que el sector está trabajando de forma importante, teniendo en cuenta que de una mayor optimización se desprenden unas más que probables mejoras de las ventas. Por eso no es extraño ver casos de fabricantes que cambian sus procesos productivos para algunos de sus neumáticos, de forma que pueden mejorar las posibilidades de las gomas, maximizar el beneficio y, muy importante, echarle una mano al medio ambiente, disminuyendo contaminación y ruido.

No hay que olvidar que la industria del neumático es un sector que mueve enormes cantidades de dinero, por lo que no es de extrañar que se produzcan este tipo de estudios para mejorar las posibilidades de los neumáticos y, por extensión, de sus propios negocios. Lo importante ahora es saber si este tipo de desarrollos van a suponer una ventaja para el consumidor, o tan sólo se van a ver beneficiados los fabricantes.

Publicado en Novedades | Deja un comentario